mayo 21, 2017

Primavera en Mayo (21-05-17)

Ahora suena: "Wonderwall" - Oasis.
"And after all, you're my wonderwall"


La vida ocurre tan rápido y nuestra percepción del tiempo es taaan lenta que no nos damos cuenta cuando los años se nos escapan.

2015, 2016, 1990, 2006, 2008... todos parecieran ser años importantes, pero sólo son números en la vida, que no trascienden si no hacemos lo propio para que eso suceda. 

Escribir es algo que me gusta, y que en realidad disfruto. Antes de blogger escribía en Spaces de MSN (no hagan cuentas de mí edad, jajaja),y más/menos tenía un tráfico de 1000 visitas al día. Eso era un número interesante en aquel entonces, considerando que lo único que plasmaba en dicho lugar eran mis experiencias, mis vivencias y opiniones sobre la vida. Gracias a ese lugar conocí a muchos amigos, y, tristemente, perdí otros más. 

Evolucioné con la tecnología. Youtube era una plataforma virgen y yo subía vídeos de cantautores, mismos que capturaba con mi cámara digital Minolta o mis teléfonos Nokia 3250, n73 & n90, todo esto cuando la tecnología móvil no era tan accesible.




Fue así que los primeros vídeos de Raúl Órnelas en la red llevaban mi nombre. Un fotograma que realicé, musicalizado con una canción de Oceransky, tenía en aquellos ayeres, más visitas en Youtube que los vídeos oficiales de dicho cantautor. 



Sip, en aquellos años mis contenidos generaban tráfico interesante, sin que yo mostrara un título ostentoso como los que ahora se pueden encontrar en las bolsas de trabajo. El ensayo que realicé sobre filofobia generó tanto tráfico que muchas áreas de mercadotecnia estarían celosas y desearían preguntar la fórmula. 

Hoy regreso a este lugar, con el único interés de dejar plasmados, como hace tiempo, mis vivencias, mis historias y mis momentos, con la intención de que tú, lector, te identifiques y encuentres la acidez que la realidad necesita. Pero principalmente, y a manera de "diario", dejar escritos mis días. 

Estos años en los que no escribí en este lugar hice demasiadas cosas. Conocí a mí adorada Madrid, viajé a la playa más bonita de la vida, la cual es Yelapa. Manejé miles de kilómetros, encontré el amor en las cosas sencillas de la vida y también me enamoré de personas. En otras ocasiones decidí, por salud mental y emocional, desenamorame (jaja). Encontré a mi compañera de vida y de viaje, que a pesar de que tiene mucho pelo y anda en cuatro patas, tiene más nobleza y virtudes que todas (sí, todas), las personas que conozco. Viví nuevas cosas, unas dolorosas; otras, y en mayor cantidad, fueron las felices. 



Aprendí que "al mejor cazador se le va la liebre". Hubo gente que me decepcionó y que también alegró mi vida. Incluso compartí parte de mi andar con alguien y eso me llevo a descubrir nuevas cosas de mí. 

Digamos que estos años han sido muy "didácticos" (jajaja!). Ahora lo tomo con gracia, pero en su momento no todo fue tan alegre. 

Te invito a que me acompañes en esta nueva etapa, que opines y también te identifiques. Si es el caso, y parafraseando a Marwan, que encuentres explicaciones a "las cosas que nunca pude responder".

Y, bueno, como diría Szymborska "todo principio no es más que una continuación". 

¿Te veo en Instagram? ¿en Twiter o Facebook? Ya sabes, Roselthecat y nos leemos/vemos por allá.


Un beso, si me oyes, mándame tú otro. 

-Rósel Castellanos-
Roselthecat




diciembre 24, 2015

Personas...

"Hay personas que nos haban y ni las escuchamos; hay personas que nos hieren y no dejan cicatriz; pero hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida y nos marcan para siempre"

-Cecilia Meireles-

diciembre 23, 2015

De vuelta a las andadas...

... porque el asesino siempre vuelve al lugar del crimen.

"Haré de mí un refugio cuando el dolor te duela..."
Ahora suena: "Nadie más que yo" - Rosana.

Parece que fue ayer el día en el que escribí la última publicación en este lugar, sin embargo, han pasado ya bastantes años desde que dichas letras quedaron plasmadas.

El mundo ha cambiado tanto y nuestras vidas seguramente son muy diferentes a como eran en aquellos ayeres; probablemente hayamos cambiado de casa, tal vez de escuela o de trabajo, incluso nuestros amigos serán otros; quizá tengamos hijos o un perro. Puede que hayamos dejado de fumar y que aquellos gustos y aficiones, en general, sean distintos...

Y tal vez todo sea diferente...

Y puede que ya no seamos los mismos...

Pero tengo la certeza de que aún conservamos ese magia que nos distingue de todos los demás...

Y que también llevamos con nosotros esos cachitos de vida que nos hicieron mejorar...

Tantas son las ganas por escribir, que he vuelto a este lugar... 

Desde algún punto del tercer planeta:

-Rósel the Cat-

¡Nunca dejes de apuntar a las estrellas!